Soporte

Envío nacional gratis en compras de +$1,399 pesos

logotipo-natali-ruiz Natalí Ruíz

CÓMO CUIDAR A DOS HIJOS MENORES A DOS AÑOS

 Natalí Ruíz

TWO UNDER TWO!

Tener a dos bebés en casa es una gran responsabilidad y tarea. Cuando llega un recién nacido, toda tu rutina cambia, ya que tu atención ahora debe estar en dos personas que requieren todo tu cuidado porque dependen 100% de ti. Suena muy complicado y quizás el momento de adaptación si conlleve un gran reto, pero no es imposible.

Cuando iba nacer André, una de las cosas que más me preocupaban era que yo recordaba mi post-parto con Ava como algo muy difícil y cansado. Me acuerdo como no podía ni siquiera pararme de la cama para ir a desayunar, ¡y mucho menos bañarme! Estoy segura que a todas nos ha pasado eso en nuestro primer embarazo… pero quiero decirte que el segundo es mucho más sencillo. No se si es que el cuerpo sepa que hay que atender ahora a dos, o que ya traemos el ritmo de mamás.

Una de las formas como me preparé para este post-parto y tener a dos bebés en casa fue anticipándome y aquí te paso siete formas en las que puedes hacer de este proceso algo mucho más sencillo.

  1. Haz Meal Prep: Una semana antes de que naciera André no tenía a nadie que me ayudara con la comida, ella llegó hasta una semana después de su nacimiento y ni siquiera sabía si tendría a alguien que me fuera ayudar con esta parte que nos quita bastante tiempo. Una manera de ahorrar ese tiempo que podemos enfocarnos en atender a los dos bebés es haciendo meal prep. ¿Qué es esto? Es preparar comida “de más” para tener congelada en bolsitas con porciones pequeñas. De esta forma cuando no tengas tiempo de cocinar sacas una de estas bolsitas con carne, verduras, guisados etc. y puedes comer saludable de manera “rápida”.

  2. Pide ayuda: Siempre podemos contar con alguna amiga, nuestra mamá o suegra para que nos echen la mano con las tareas de la casa o con el hijo mayor. Esto te ayudará a hacer esta transición mucho más sencilla… pero en este punto también quiero tocar la parte del consejo. Hay muchas mamás que recientemente tuvieron a dos chiquitos en casa, quizás ellas no te puedan brindar una ayuda física pero los consejos de ellas son los más valiosos. Pregunta TODO; qué les funciona, qué no, cómo hacen rendir el tiempo, cómo se organizan en la rutina diaria, etc. Todos estos consejos nos ayudan a darnos una idea de cómo será la dinámica ahora con dos.

  3. Involucra al mayor en las tareas del recién nacido: Esto lo hará sentirse parte e importante como su rol de hermano en este nuevo acontecimiento. Yo por ejemplo le pido que mientras yo le cambio el pañal, ella le ponga cremita en los pies, cuando le estoy dando de comer le propongo que le de besitos en la cabecita o en los pies, ella también es la encargada de pasarme las toallitas húmedas o pañales limpios a la hora del cambio. Quizás haga el procedimiento más tardado pero seguro se va sentir importante.

  4. Utiliza el fular: Un recién nacido constantemente quiere estar cerca de mamá y esto se complica cuando hay cosas que hacer. El fular ha sido una herramienta básica en este segundo bebé; puedo tener manos libres para jugar con Ava, puedo recoger los juguetes, o bien hacer alguna tarea en casa. Te recomiendo 100% invertir en uno. El mío es marca @burrowbaby_ y me gusta porque la tela es super delgada y fresca.

  5. Disfruta del recién nacido en tiempos clave: Algo que me daba mucho sentimiento era que cuando tienes a tu primer bebé toda tu atención o la mayoría está en el. Pensaba que ahora con mi segundo bebé no iba poder disfrutar de tener tiempos solamente con André. Aunque la dinámica si cambia un poco, he podido disfrutar de los tiempos de lactancia para estar enfocada en él, de los tiempos cuando Ava duerme la siesta para disfrutarlo y sobretodo cuando Ava ya se duerme y mi esposo no ha llegado a la casa puedo disfrutar al 100% de él. También disfruto mucho tenerlo cerca cuando lo cargo en el fular y se queda dormidito en mi.

  6. Establece una rutina: Básico para que te rinda el día. Yo generalmente planeo mis días una noche anterior, anoto mis pendientes y me enfoco en cumplir las prioridades. Quizás tus prioridades cambien cuando tienes a dos en casa, pero por ejemplo una de mis prioridades (no es la primera, pero si es importante) es jugar con Ava. Tener tiempos de calidad con mi familia y sobretodo atender a mi esposo y tener un tiempo de devocional. No siempre puedes tener la casa impecable o cumplir con las citas que tienes con clientes, pero si te enfocas en las prioridades hará que tu día valga la pena. Y sobretodo una prioridad eres TU, si tu estás bien, tu familia estará bien.

  7. Invierte en un buen sleep coach: Cuando Ava cumplió cinco meses, mi esposo y yo decidimos pasarla a su cuarto y comenzar el “entrenamiento” de dormirse sola. Ha tenido muchas regresiones, altas y bajas en este proceso, pero fue clave para la llegada de su hermano. El que ella se pueda dormir sola nos permite hacer el proceso de irse a dormir mucho más rápido y así poder atender las necesidades de André en ese tiempo.

  8. Desarrolla en tu hijo el juego independiente: Muchas veces nuestros hijos necesitan también tiempo para desarrollarse en lo personal y el juego independiente es una herramienta que fortalece mucho este desarrollo. Lo mejor de esto es que nos permite a nosotras como mamás aprovechar ese tiempo para hacer otros pendientes. Tienes que observar bien en que hora del día es cuando tu hijo esta tranquilo para tener juego independiente, Ava por ejemplo por las mañanas puede pasar largos lapsos de tiempo jugando sola, pero por la tarde ya está cansada y solo quiere estar entretenida conmigo.

  9. Juega en equipo: Muchas veces en el área maternal nuestros esposos quieren apoyarnos pero no saben cómo. Proponle a tu esposo tener un “date” especial con tu hijo mayor, o bien que te ayude a cuidar del recién nacido mientras tu haces algo para ti. Involúcralo en las tareas divertidas de los bebés y sobretodo disfruta tiempos a solas con él.

  10. Decide vivir un día a la vez: Pon tu día en manos de Dios, comienza teniendo un tiempo tranquilo y enfocado en este pensamiento: la vida pasa volando y es mucho más importante disfrutar. Ten tiempos a solas para ti también, aunque sean unos minutos. Termina tu día orando con tu familia y dando gracias a Dios por un nuevo día que nos permite vivir.

Estos son solo algunos consejos que me han funcionado en el corto tiempo que tengo de ser mamá de dos. He aprendido que cada día trae sus propias preocupaciones, así que tenemos que disfrutar cada momento.

— ESPERA —

no te puedes perder esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *