Soporte

Envío nacional gratis en compras de +$1,399 pesos

logotipo-natali-ruiz Natalí Ruíz
 Natalí Ruíz

Cuando tu bebé da sus primeros pasos es el comienzo de una nueva aventura para él queriendo explorar y descubrir el mundo que lo rodea.

En estos últimos días André ha logrado dar sus primeros pasos solito en distancias muy cortas y con algo de nuestro apoyo. Aunque cada niño se desarrolla a su propio ritmo, los bebés por lo general empiezan a dar sus primeros pasos entre los 12 y 14 meses. Algunos niños caminan antes de cumplir los 12 meses y otros en cambio esperan hasta los 18 meses para hacerlo y está bien a cada niño le toma su tiempo y lo intenta cuando realmente se siente listo. 

Hasta esta edad se considera que el niño está evolucionando dentro de los estándares considerados normales pero después de ese tiempo si tu bebé aún no muestra interés por caminar, lo mejor es que acudas con tu médico de confianza y revise el caso de tu bebé.

En esta nueva etapa recuerda tener paciencia, y nunca forzar el proceso de tu bebé porque puede resultar contraproducente. Si lo fuerzas, lo más seguro es que tu bebé logre comenzar a caminar pero quizá con poco equilibrio y seguridad es por eso que te recomiendo que estés muy atenta a las señales que te da tu bebé, por medio de sus movimientos sabrás cuando está listo para dar sus primeros pasos.

¿Cómo saber cuándo está listo tu bebé para dar sus primeros pasos?

  • Antes de caminar, tu bebé debe ser capaz de estirar sus piernitas.

  • Ha intentado ponerse de pie por sí mismo y ha realizado poco a poco ejercicios de equilibrio.

Siempre toma en cuenta que el aprender a caminar es un proceso complejo que requiere de fuerza, equilibrio, habilidad y sobre todo una postura adecuada. Tu bebé podrá lograrlo cuando sus piernas, pompis y tobillos estén firmes y los músculos de su espalda estén fuertes.

Comenzar a caminar significa un cambio muy importante en la vida de tu bebé, sobre todo a nivel psicológico, pronto comenzará a explorar objetos y personas que llaman su atención. 

Con el tiempo empezará a subir y bajar por las escaleras, caminar hacia atrás, brincar y treparse en todo lo que pueda. Durante esta nueva etapa ayuda mucho que lleves a tu hijo al parque o a algún jardín grande con espacio  donde pueda caminar y explorar sin encontrarse con algunos obstáculos como en casa y además experimente nuevas texturas.

Ahora que tu bebé descubrirá que existe la libertad, también irá aprendido poco a poco que también existen los límites. Y aunque tú como mamá procuras darle toda la libertad posible para que explore y aprenda, también eres más consciente de los peligros a los que se enfrenta y que puedes anticipar, es por eso la importancia de establecer algunas reglas que seguro tu bebé entenderá.

Algunos tips para anticipar algún peligro en esta etapa nueva:

  • Retirar o cambiar de lugar las piezas de decoración cerámica y vidrio de las mesas o muebles de tu casa y cámbialas por juguetes u objetos de plástico con los que pueda jugar y no exista algún peligro. 

  • Colocar tapetes en ciertas áreas de la casa donde suele jugar o estar la mayor parte del tiempo.

  • Colocar una barrera o puertitas frente a las escaleras para que impidas que tu bebe las quiera bajar o subir sin tu supervisión. 

¿Cómo podemos ayudarlo a dar los primeros pasos?

Existen algunos ejercicios de estimulación temprana que podemos poner en práctica para ayudarlo a dar sus primeros pasos con confianza cuando haya llegado su momento y se sienta listo.

Por ejemplo:

  • Agarrarlo de las manos desde atrás y acompañarlo a andar por toda la casa. A tu lado se sentirá más seguro para ir consiguiendo el  equilibrio.

  • Poner poco a poco los objetos de apoyo a distancias más largas para que vaya dando más pasitos.

  • Dejarlo con su espalda apoyada en una pared o una cama y llamarlo enseñándole un juguete.

  • No dudes en darle la mano cuando veas que se tambalea. Se sentirá protegido.

  • Poner a su altura una caja para guardar juguetes. Meter y sacar juguetes es algo divertido para él, además lo ayudará a ponerse de pie y mantener el equilibro.

Muchas veces las caídas son inevitables. En el caso de que tu bebé se caiga o se lleve algún golpe al intentar mantenerse de pie solito, procura que tu reacción no lo asuste. El miedo, el susto, y la inseguridad también se aprenden.

Cuando tu bebé se golpee, intenta calmarlo y consolarlo con ánimos, para que vuelva a intentarlo de nuevo. Felicítalo por intentarlo y refuerza de manera positiva su esfuerzo para moverse.

Lo ideal es que tú también disfrutes de esta etapa en la que tu bebé comienza a dar sus primeros pasos y que le ofrezcas herramientas y espacio para llevar a cabo esta nueva habilidad y desarrollarla. Es una época con algo de angustia como papás porque debemos estar muy atentos y pendientes de lo que haga y también debemos seguirle dando libertad para que siga descubriendo el mundo que apenas empieza a descubrir.

Disfruta de esta etapa y asegúrate de que tu bebé también lo disfrute con tu apoyo.

— ESPERA —

no te puedes perder esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *