Soporte

Envío nacional gratis en compras de +$1,399 pesos

logotipo-natali-ruiz Natalí Ruíz

Berrinches: ¿Qué hacer y qué evitar?

 Natalí Ruíz

Todas hemos pasado por este momento de frustración donde no sabemos como actuar ante algún berrinche de nuestros hijos y es que los berrinches suelen estar causados por cambios en ellos, frustración, enfado, confusión y temor, a veces nos son difíciles de entender, difíciles de prevenir, y aún más difíciles para responder a ellos de manera efectiva cuando están sucediendo.

Así que reuní un par de consejos para sobrellevar este tipo de situaciones de la mejor manera:

¿Qué es lo que sí podemos hacer?

En el pico más alto del berrinche:

1. Colócate a su altura: trata de conectar con él a través del cuerpo, como si le estuvieras diciendo “mamá/papá está aquí” sin ni siquiera utilizar las palabras.

2. Respeta su espacio: no lo atosigues, no lo agobies, deja que pueda expresar su enfado (asegurando su protección, por supuesto), pero ofreciendo espacio, espera y silencio: “te espero aquí, cuando estés listo me avisas y lo hablamos”.

3. Mantén el mismo tono de voz: ni más alto ni más bajo, el mismo que utilizas cuando te diriges habitualmente a él. Que no note que algo cambia en ti cuando se produce esta conducta, intenta actuar con normalidad y tratar la situación desde la comprensión.

Cuando vaya a empezar el berrinche o cuando ya haya terminado:

1. Empatiza y valida sus emociones.

2. Ofrece una solución alternativa: algo que le haga soltar o analizar su emoción.

3. Hacer un plan juntos: si es una situación que se repite habitualmente, puedes acordar el plan que llevaran a cabo la próxima vez que suceda.

¿Qué es lo que tenemos que intentar evitar?

En el pico más alto del berrinche:

1. No grites y no te enojes: no te contagies, reacciona tal y como reaccionas ante cualquier otra emoción. Con cariño, empatía y comprensión, en lugar de actuar desde el enojo.

2. No invadas su espacio: mantente cerca, donde pueda verte pero, si no lo necesita, no fuerces el contacto. Poco a poco.

3. No le des explicaciones largas: no es el momento de explicar ni de razonar, ya habrá tiempo para hablar sobre lo que ha pasado cuando estemos más tranquilos.

Cuando vaya a empezar el berrinche o cuando ya haya terminado:

1. No intentes hacer como si nada hubiera pasado: nuestro objetivo no es ignorar por completo a nuestro hijo, eso no evitará que la próxima vez que se enoje no desarrolle la misma conducta. Nuestro objetivo es enseñarle a gestionar esa emoción y buscar alternativas a esta conducta.

2. No lo dejes solo: el verdadero motivo que desencadena el berrinche, es una emoción que está generando un verdadero malestar y lo que busca y necesita de ti es que lo entiendas.

3. No cedas a su deseo: que el berrinche no le sirva como medio para obtener lo que quiere. Está permitido enojarse, estar triste, mostrar desacuerdo… pero su conducta no debería modificar nuestras decisiones.

Por último… recuerda, no podemos cambiar sus berrinches, seguirá habiendo cosas que le disgusten, pero sí podemos cambiar la actitud con la que las afrontamos y nuestra actuación cuando éstos sucedan.

— ESPERA —

no te puedes perder esto

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *